Consiste en aprovechar los principios terapéuticos del caballo para tratar a personas con discapacidades físicas. 

Se basa en aspectos como la transmisión del calor corporal del cuerpo del caballo, la de impulsos rítmicos y el movimiento tridimensional. 

Las sesiones son dirigidas por un fisioterapeuta.