El papel del profesional de cuerpo (fisioterapeuta) se basa en la aplicación médica del caballo hay tres características fundamentales en el uso terapéutico del caballo. 

El calor que desprende su cuerpo, para ayudar a distender y relajar la musculatura del muslo, los ligamentos y estimular la percepción táctil. 

Los impulsos rítmicos que transmite al jinete al ir al paso mejoran y potencian aspectos como la coordinación, el control postural y el equilibrio del tronco. 

Locomoción tridimensional equivalente al patrón de la marcha humana de vital importancia en el tratamiento de las disfunciones neuromotoras (PCI).

Dónde para dominar la marcha es necesario una estabilización anterior del tronco, que solo se obtiene con la deambulación , entrando así en un círculo vicioso que gracias al caballo se puede romper.   

El terapeuta utilizará estos principios terapéuticos para alcanzar los objetivos fijados en base a la persona y a sus circunstancias (preventivo o rehabilitador) con el fin de desarrollar especialmente el área física y psicomotora.