El objetivo principal de la equinoterapia es la mejora de la calidad de vida, para ello se hace necesario intervenir en los aspectos sociales, tanto en el ámbito individual como familiar. 

Por ello hay que concebir al individuo, a su familia y a su entorno como un todo con carencias y potencialidades que los diferentes profesionales han de detectar y poner en común para una mejor intervención integral.